Skaftafell y las crisis del Bardarbunga

Bardarbunga: a la altura del volcán
agosto 28, 2014
Islandia, el Océano dividido
agosto 29, 2014

Glaciar Vatnajökull, el mayor de Europa. Timelapse: Federico Fernández Porredón

Marcela Madrid, Ana María Hernández, Federico Fernández Porredón– nuestro oráculo- y Josep M. Bochs acompañaron a Juan Carlos Casado como buenos “contramaestres”. Aquí, de alguna forma, también hay que velar las embarcaciones menores, los cables y, sobre todo, “las amarras”. La noche en el glaciar es peligrosa. A la soledad hay que sumar los terrenos escurridizos, las carreteras volcánicas y el cansancio que vas acumulando. Es muy probable que, en 200 kilómetros a las once de la noche y en zonas deshabitadas, no te cruces con vehículo alguno. Como ya os contamos ayer, la previsión meteorológica se cumplió al dedillo: la capa de nubes cubrió el cielo. El equipo Casado, no obstante, se lanzó a la aventura convencido de que las escasas “ventanas” que la Oficina de Meteorología Islandesa (IMO)  en algún momento, aparecerían.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 22.39.52 Glaciar Vatnajökull (SE) Islandia. Es el mayor bloque glaciar de Europa. Entre otros volcanes subglaciares, alberga al Bárdarbunga, ahora en crisis.

LA NOCHE, EN PRIMERA PERSONA

Federico Fernández Porredón

Y al final, venció la fuerza del optimismo. De un optimismo documentado, por supuesto. A las 21 h de la noche salimos cinco componentes de la expedición de nuestra zona de concentración en Hestheimar, con la finalidad de llegar a un punto del sureste de la isla, ya que en Hestheimar estaba lloviendo y sabíamos que las predicciones daban “claros” por esa zona. También sabíamos que las posibilidades de observar auroras eran excelentes ya que hubo explosión de masa coronal en el Sol hace tres de días con lo que observaríamos auroras si encontrábamos un lugar despejado. El optimismo reinaba en el grupo, tal y como se puso de manifiesto por la cadena de canciones entonadas por los cinco viajeros. Tras atravesar muchos kilómetros con lluvia nos detuvimos y Juan Carlos Casado hizo varias fotografías del horizonte en las que se observaba un tenue claro encima de un frente glaciar. ¡Perfecto. Este es el lugar! Estábamos frente al Parque Nacional de Skaftafell. El resto lo puso la naturaleza. El claro se fue extendiendo, como se aprecia en los timelapses que obtuvimos y el cielo se llenó de auroras cuya intensidad y color llenaron el blanco de las lenguas glaciares, por encima de las cuales salían las estrellas de las constelaciones de Géminis, Tauro, Auriga y al final de la noche Orión, el cazador celeste ¡Todo un espectáculo!

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 22.46.13

La erupción de 1996 (pequeño episodio de crisis volcánica) del Bárdarbunga, a través de la fisura Gjálp, dejó paisajes devastados . El episodio sirvió a los investigadores para descubrir posibles interacciones entre Bárdabunga y el volcán Grímsvötn. En estos momentos, el mayor riesgo es que se derrita parte del glaciar: inundaciones, subida del nivel de aguas en lagos próximos…Por otra parte, preocupan las consecuencias que pueda tener para el clima y el tráfico aéreo en el Hemisferio Sur.

Juan Carlos Casado

La noche del 27 al 28 de febrero, salimos a perseguir la Aurora Boreal. Nos lanzamos por esas carreteras irregulares a bordear el extremo sur de Islandia porque las previsiones meteorológicas indicaban la posibilidad que en el parque nacional de Skaftafell se abran claros. Son doscientos quilómetros de incertidumbre. Al llegar a la zona se ven espectrales, entre la oscuridad, las dos lenguas del glaciar. Con unas breves exposiciones fotográficas consigo ver que el cielo encima del glaciar muestra estrellas y predice que los claros acabarán imponiéndose. Ya a medio camino, habíamos sugerido la conveniencia de considerar de nuevo la situación, porque atravesamos una zona con lluvia. Menos mal que el deseo vence a la razón, porque muchos hubiesen abandonado.

Después de acostumbrar los ojos a la oscuridad y el cuerpo al frío, vemos que por la franja de cielo abierta sobre los hielos perpetuos descienden las cortinas de la aurora. El claro se abre cada vez más e iniciamos la toma de imágenes. Nuestros ojos no son capaces de ver las áreas rojas y el verde de las cortinas celestiales, pero sabemos que nuestra percepción es limitada. Convencidos de ello por la experiencia, seguimos tomando imágenes mientras el cielo se abre confirmando nuestras expectativas. Federico Porredón va a realizar un time-lapse o animación extraordinaria.

Pasan las horas y sigue la aurora con el mismo patrón de forma y figura hasta el alba, que se extiende lentamente por el horizonte noreste. Con la incipiente luz del día reconocemos un extraordinario paisaje que contiene todos los ingredientes de la sugestión y el ensueño. Recogemos las cámaras y surcamos los jirones de la niebla que se levanta del campo dormido. Llegaremos a la granja Hestheimar con el Sol ya alto en una mañana risueña.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 23.02.41Detalle de los restos de un puente arrasado por la erupción del Bardarbunga en 1996. Los responsables del Parque Nacional de Skaftafell han decidido conservarlo tal y como quedó.
Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 22.12.26Juan Carlos y Federico en Gullfoss, otra noche de aventura auroral.

Cuando los “exploradores” llegan a la granja, salimos hacia Reikiavik. También nosotros, al conocer el fecundo resultado de la noche, nos vamos con una sonrisa.

 

 

 

1 Comment

  1. […] En una de las primeras noches de observación de agosto de 2014, las auroras iluminaron cicatrices del pasado/Juan Carlos […]

Translate »