Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wp_resource_hints' not found or invalid function name in /home/admshcom/journal.shelios.com/wp-includes/plugin.php on line 524

Entre glaciares

Tres elementos rigen la vida de Islandia:el agua, la tierra volcánica y el fuego de su interior.

Glaciar de Eyjafallajökul cubriendo el volcán de Eyjafjalla.

Hoy, adentrándonos en Pórsmök, el bosque de Thor llegamos al valle de los tres glaciares: Tindfjallajökun, Eyjafjallajökull y Myrdalsjókull, claro ejemplo de esos elementos que conforman la vida de esta isla.

Glaciar de Mydalsjökull

En medio de este valle alimentado por los ríos Markarfjót y el Holtsá resulta difícil no sentirte un pequeño elemento teatral de la magnificencia del entorno.

Un valle, dos ríos y tres glaciares. El poder del volcán que estalla, el Eyjafjalla. La nieve y el barro que inundan las tierras del valle. La ceniza que escupe y colapsa la vida ajetreada de los humanos.

A pesar de la distancia, a pesar de sentir el aislamiento del entorno, los volcanes erupcionan y se convierten en protagonistas involuntarios.

Fuego que derrite la nieve. Nieve que se convierte en agua. Agua que discurre plácidamente hasta caer por profundas cataratas.

Como las de Seljalandsfoss y Gljúfurárfoss.

Cascada de Seljalandsfoss

Belleza que alimenta nuestros sentidos.

Cascada de Gljúfurárfoss

 

Las fallas que unen

El embrión de la democracia islandensa nació en Pingvellir.  La falla que separa dos continentes se convirtió no sólo en el símbolo de la actividad tectónica de Islandia sino en el elemento unificador de Islandia.

Alumnos y profesores de la ruta de las estrellas delante de la falla de Pingvellir

Alumnos y profesores de la ruta de las estrellas delante de la falla de Pingvellir

Pingvellir o llanura del parlamento representa el corazón y el alma de este país. Lugar envuelto en el misterio de las imponentes estructuras volcánicas que lo protegen sirvió como elemento germinador de las Alping , órgano de gobierno locales que durante nueve siglos establecieron el gobierno del país.

En medio de esta llanura, amparada por la fisura de Almnnagjá que forzosamente obliga a separar progresivamente y sin remedio las dos placas tectónicas de Eurasia y América, dejas volar la imaginación. Los alumnos de la ruta de las estrellas intentan sentirse parte de esa historia. Ponen en práctica las actividades de de emprendimiento acerca de los roles parlamentarios y su símil con aquellos que nos precedieron.

Alunos y profesores de la ruta de las estrella en la llanura de Pingvellir. Foto: Asir

La democracia, pasado y presente. Alumnos de diferentes comunidades autonómas que a través del diálogo y la comunicación intentan demostrarnos que la democracia no pertenece a “otros”, los mayores, los erúditos. La democracia y la comunicación nos pertenecen a todos y como tal debemos respetarla y protegerla.

  

Emprende Ciencia

Los estudiantes del proyecto Ruta de las Estrellas diseñan, con los ladrillos y el cemento adquiridos en la expedición, un plan innovador, sostenible y transgresor. Los cimientos los levantaron después de horas de entrenamiento en esto de acometer y comenzar, de emprender. Se juegan el futuro. Apuestan fuerte.

Islandia, hoy actividad auroral moderada. Nublado. El clima oscilante, las ventanas que a veces se abren durante la noche alimentan la esperanza y nos empujan a buscar localizaciones desde las que asomarnos al cielo.

Puesta de Sol 03 P

Un atardecer lento, con el Sol rozando el horizonte, muy inclinado, nos sorprende en la granja Hestheimar.

ISLANDIA, UN DIA SIN NOCHE

Auroras al “vuelo”

A la una de la madrugada, la noche no había llegado. Nosotros sí. A esa hora, aterrizamos en el aeropuerto de Reikiavik. Las primeras auroras las cogimos al “vuelo”. Débiles, eso sí, aparecieron en el horizonte minutos antes de la aproximación a la capital islandesa. En la granja base de las expediciones de SHELIOS/GLORIA, la cámara nocturna registraba actividad. Las auroras se dejaban ver a pesar de la nubosidad y de la ausencia de noche astronómica -el crepúsculo astronómico comienza a partir de los 16º y el Sol, como máximo, llegaba aquí a menos de 10º de altura-.

_DSC2104

Nubes noctilucentes, primera sorpresa. Juan Carlos Casado las observaba por primera vez en su larga vida como astrofotógrafo en Sellfos. Formadas por cristales de hielo, brillan en latitudes polares sólo al final del crepúsculo. Están situadas entre los 75 y 80 Kilómetros de altitud, justo por debajo del nivel inferior de formación de auroras. Sólo pueden ser observadas en verano.

Mientras esperamos la llegada de la noche, analizamos las previsiones meteorológicas. Con la ayuda del Servicio Meteorológico Islandés, uno de los más precisos del mundo, tratamos de buscar las ventanas que nos permitirán observar Auroras Boreales.

pano_volcanes_desde_granja

En Hestheimar, Hella, los volcanes rompen el horizonte. Nuestros vecinos, de izquierda a derecha: Hekla, Tindjallajökull y Eyjafjallajökull

En Hestheimar, Hella, los volcanes rompen el horizonte. Nuestros vecinos, de izquierda a derecha: Hekla, Tindjallajökull y Eyjafjallajökull.

Los estudiantes de la Ruta de las Estrellas aprovechan el día nuboso para entrenarse en emprendimiento. La Ciencia está muy necesitada de ideas innovadoras, capaces de llevarse por delante las inercias que frenan el progreso.

Nos vemos en directo, desde Islandia, los próximos días 25, 26 y 27 de agosto (23:30 a 24:00 UT misma hora local de Islandia y 01:30-02:00 CEST; donde UT significa Tiempo Universal y CEST hora central europea).

En:  sky-live.tv

El eclipse desde la ciudad

día

Tórshavn, Escuela de Estudios Marítimos. Diez  minutos antes de la totalidad. El ambiente comienza a oscurecerse pero aún se mantienen los colores y la iluminación/ Juan Carlos Casado

noche

Tórshavn, Escuela de Estudios Marítimos. Momento de la totalidad. Desaparecen los colores. Parecen filtrados por una tonalidad azulada: es el color que proyecta la atmósfera por la sombra de la Luna/ Juan Carlos Casado

Translate »