La realidad imaginada

Eclipse: ¿estrés energético?
marzo 16, 2015
El eclipse desde la ciudad
marzo 20, 2015
gullfoss1_p
Catarata de Gullfoss, Islandia. Juan Carlos Casado prepara los equipos para la noche. En el crepúsculo, aparecieron las primeras Auroras. 

La noche anterior, recibíamos las primeras informaciones sobre la actividad solar. A las tres de la tarde de hoy, 17 de febrero, Miquel Herráiz Sarachaga (Dpto. Geofísica y Meteorología UCM), confirmaba las previsiones: “La situación es muy seria. Hace cinco horas hemos alcanzado Kp = 8 y la tormenta es de categoría G4 , sin duda la mayor del Ciclo Solar actual. Ahora estamos en Kp = 6 pero la tormenta sigue en proceso. La responsable ha sido una CME emitida por la región activa AR2297 el pasado día 15. La región está ahora cerca del limbo, pero continúa activa”

El equipo de GLORIA tomaba posiciones en el Círculo Dorado de Islandia, momentos antes de la ocultación del Sol. Cielos despejados después de dos días de lluvias y fuertes vientos, presagiaban una noche que podía romper con los cálculos de probabilidades: Un equipo de astrónomos, cazadores de auroras, en el lugar y momento adecuados…

El claro o ventana previsto por el Servicio Meteorológico Islandés, nos dio la oportunidad soñada. La situación iba más allá de lo que cualquiera de nosotros hubiera podido figurar en sueños ¡Estábamos despiertos!

Miguel Herráiz nos envía nuevos datos sobre la situación. El informe del Servicio Nacional de Meteorología Espacial  prevé un aumento de  intensidad en la Tormenta Geomagnética. Hay emoción, mucha emoción, en las heladas cataratas de Gullfoss: -11º.

pano_gullfoss_1_p

Los equipos comienzan a acusar las bajas temperaturas. Juan Carlos Casado cambia la posición de las cámaras y gana altura. El cañón de Gulfos con el cielo “cubierto” por auroras, incluso hacia el Sur. 

Captura de pantalla 2015-03-29 a la(s) 09.50.49

Minutos después de captar el estallido auroral – segundo de la noche- las cámaras se congelan. La falta de un foco de calor dificulta la limpieza de los  equipos. La noche continua…

 

Sobre la una de la madrugada, nos desplazamos hasta la zona de Geysir, a unos cinco kilómetros de Gulfoss. En el parque geotérmico, sólo las fumarolas y las periódicas erupciones del géiser Strokkur, parecían alegrarse con nuestra presencia. Éramos los únicos humanos,  ¡claro!  Sin la luz del Sol, el escenario es conmovedor. Pronto llegó el tercer estallido de la noche. La viva alegría se manifestaba con signos exteriores entre nuestro equipo: ¡Auroras! ¡Auroras! ¡Más Auroras! ¡Tercer estallido!..

pano_geysir_p

Parque geotérmico de Geysir. Cortina de auroras y erupción  del géiser Strokkur.

Ángel Gómez Roldán, expedicionario y director de la revista AstronomíA, después de la observación , se convertirá en “auroráfilo” :

“Llevo acostumbrado a observar el cielo nocturno desde hace muchos años, tiene la fortuna de presenciar un espectáculo como la tormenta auroral de la noche del  pasado 17 de marzo, se replantea su lista particular de los mejores y más impactantes fenómenos astronómicos. En mi caso, que siempre he considerado a los eclipses totales de Sol como el “número uno” de esta lista, he de reconocer que el despliegue de las auroras producidas por la tormenta geomagnética más intensa de la última década ha estado cerca de desbancar a la sombra de la Luna… Se dice que a los que estamos siempre deseosos de ver un eclipse total se nos llama umbráfilos, los amantes de la umbra. Después de haber visto semejantes auroras, voy a considerarme también un auroráfilo”.

geysir_2_p

El último estallido observado. Madrugada del 18 de marzo. 

En el regreso a la granja, base de operaciones de GLORIA, aún sentimos la compañía de las luces del Norte. La actividad e intensidad de las últimas horas, jamás había sido observada por el equipo de astrónomos que lleva veinte años buscando Auroras Boreales. Juan Carlos Casado perdió la sensibilidad en los dedos de sus manos durante la sesión fotográfica: “Acabo de ver todas las noches de observación de mi vida en una sola. En mi mejores sueños no estaba que  yo pudiera asistir a un pico como el que he vivido ¡Menuda emoción!” 

Vivimos un día y parte del siguiente en un lugar en el que la Tierra se exhibe sin vestido, despojada de todo adorno. La claridad, en la noche, llegaba del Sol. Brillante.

Comments are closed.

Translate »