Islas verdes en medio del mar (Islandia)

Qalerallit: ¿hasta siempre? (Groenlandia)
agosto 23, 2014
Groenlandia, a cielo abierto
agosto 24, 2014

Islandia está viva. Prueba de ello son la multitud de erupciones volcánicas que ha sufrido en su vida. País yermo a primera vista de tierras negras, terrenos escarpados, multiplicidad de formas que encierran la vida del fuego y del magma de sus profundidades. Así es el archipiélago de Vestmannaeyjar. Conjunto de 16 islas y unos 30 promontorios situados al sur del país.  Constituyen una de las últimas manifestaciones del poder de la naturaleza. En el año 1973 durante la noche del 22 de enero, la capital Heimaey tuvo que ser desalojada raudamente ante  la súbita erupción del volcán Eidfell. Durante cuatro meses la tierra rugió. En la actualidad, en toda la región  ganada al mar persiste el efecto de una tierra que todavía no ha logrado enfriarse. foto1

Los islotes que circundan la isla principal mantienen la belleza de columnas basálticas y  bombas volcánicas cubiertas por un tapiz verde que convierte estas grandes moles de piedra en jardines que crecen en medio del océano. Sus paredes escarpadas, a menudo se ven recorridas por ovejas que parecen mantenerse en un delicado equilibriofoto2

El mar penetra en sus acantilados creando cuevas y formas caprichosas. Los estratos de las diferentes erupciones volcánicas se distribuyen a lo largo de las paredes. Imposible acceder a ellas. Sólo las aves son capaces de colonizar este paisaje agreste y convertirse en los amos y señores de estas tierras perdidas en medio del mar.

foto3

Comments are closed.

Translate »