Entre hermanos

Hace muchos años un hombre caminaba por las frías tierras del sur de Islandia. Cuando tropezó con unos grandes agujeros que se abrían en el suelo. Pudo esquivarlos a pesar de que la oscuridad del atardecer invernal impedía distinguirlos. Se paró frente a esa inmensidad que parecía engullirlo.

La curiosidad pudo con su miedo a lo desconocido. Buscó un hueco por el que colarse entre las abigarradas piedras de un lateral.

Con una antorcha penetró en un intrincado terreno de piedras con inverosímiles formas.

El aire frío se colaba por los huecos dando forma a grandes estructuras heladas que incrementaban la sensación de soledad.

Se encontró con un tubo cuyo techo era la lava ya solidificada procedente del volcán Leiti.

Cueva de Raufarhólshellir

Cueva de Raufarhólshellir

Había descubierto la cueva de Raufarhölshellir.

En un extremo del túnel una luz apareció y de repente, en medio del frío y el miedo surgió una aurora iluminando el cielo.

Más al norte otro hombre caminaba en busca de la lengua de agua atronadora que atravesaba la montaña como una espada. El brujo de su aldea que le había hablado de ella la llamaba Gülfoss. En su camino y mientras descansaba en un pequeño promontorio vio a lo lejos como el terreno adquiría el color rojo de la sangre. Se acercó con precaución. No sabía si allí habitaban los dioses.

De repente, se encontró frente a un gran lago de color turquesa rodeado de montañas de color bermellón jalonadas por infinidad de matorrales de un verde intenso entre las que se distinguían infinidad de florecillas adheridas a ellas como amantes primerizos.

Había encontrado el lago Kerid.

Lago Kerid

Lago Kerid

Ya anochecía. Miró al cielo. Su pensamiento se dirigió hacia el sur. Recordando al hermano cuando caminaban por los terrenos de las fuentes que emanaban vapores y las aguas de color cobalto que curaban las heridas.

Ambos cerraron los ojos. Ambos viajaron al pasado recordando cuando intentaban descansar y limpiar sus cuerpos magullados en aquellas lagunas azules mientras, alrededor no paraba de nevar.

Uno miró a la aurora. El otro, a las estrellas.

Laguna Azul

Laguna Azul

 

Etiquetas:, ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Translate »